BARCELONA

Datos del Pueblo

Mataro

Pueblo

Mataro

Municipio

Mataro / Comarcas: Maresme

Provincia

Barcelona

Comunidad

Cataluña

Habt. / Ine 2005

119780

 

Ayuntamiento

Dirección

Carrer de la Riera, 48

Código postal

08301

Teléfono

93-7582100

Fax

93-7582122

Oficina Turismo

937 582 698

Web Oficial

Mataro la capital del Maresme

Web de Interés

Matarò, qualitat de vida

E-mail municipio

turisme@ajmataro.cat
 

Mataró, capital de la comarca del Maresme, és una ciutat viva, en transformació constant i amb un patrimoni cultural important que la dota de personalitat pròpia. La seva privilegiada situació geogràfica -per un costat el mar i per l'altre la serralada litoral- fa que les condicions climàtiques de Mataró siguin idònies per a gaudir de la ciutat

Monumento a la arquera laietana en Matarò

Monumento a la arquera laietana en Matarò

Patrimoni i rutes per Mataro:

Basílica de Santa María de Mataró. Del siglo XV aunque con orígenes paleocristianos, fue transformada en edificio barroco en el siglo XVII. En su interior se conserva un importante retablo barroco dedicado a la Mare de Déu del Roser, así la Capella dels Dolors, donde se encuentra el conjunto de pintura Barroca del siglo XVIII más importante de Catalunya, obra de Antoni Viladomat.

Las Murallas de Mataró. Obra construida entre 1569 y 1600, según proyecto del ingeniero real Jorge de Setara. Se pueden ver tramos en la Muralla de los Genoveses –recientemente restaurada-, en la Muralla d'en Titus y sobre el Camino Real, visible desde Can Xammar.

Casas Milá y Escolá. Edificios que mantienen la imagen que probablemente tenían las casas mataronesas del siglo XVI. Fachadas revocadas y enlucidas con colores naturales, portales enmarcados con piedra picada y ventanas ornamentadas de estilo gótico tardío.

Mataró és una ciutat per a viure-hi

Mataró és una ciutat per a viure-hi

Museo Archivo de Santa María y casa Escolà. Con una notable colección de iconografía barroca. Conservan en la fachada elementos góticos tardíos del siglo XVI. Junto con la casa contigua, habían conformado una masía de tres cuerpos, Can Seguí.

Casa Serra Arnau. Edificio del siglo XVI situado en el Carreró, prácticamente es el único ejemplo de arquitectura civil de esta época que queda en Mataró. Es una construcción típicamente renacentista. Alrededor del año 1920 el Ayuntamiento de Mataró adquirió el inmueble, que reformó y modificó profundamente. Actualmente alberga el Museo de Mataró.

Cruz de Término. Erigida en 1562, es una reconstrucción de la original, realizada en el año 1942. Los restos de la antigua, destruida parcialmente en 1936, se encuentran en el Museo de Mataró. La Cruz de Término se encontraba extramuros.

Ermita de Sant Simó. Segunda mitad del siglo XVI. Consta de una sola nave cubierta con tejado.

Can Tria de Mata. Masía con torre del siglo XVI.

Torre de Can Palauet. La torre y la masía de Can Palauet están en el vecindario de Cerdanyola, desde donde dominan la riera de Argentona. La parte principal de la masía se compone de tres cuerpos irregulares, con planta baja y piso, inicialmente separados de la torre. El cuerpo principal tiene un portal redondo adovelado y un ventanal del siglo XVI.

Ermita de Sant Martí de Mata. Documentada en el siglo XI, pero muy transformada. Consta de una sola nave sin ábside, cubierta con bóveda cilíndrica circular. Antigua parroquia rural.

Ermita de Sant Miquel de Mata. Consagrada en 1448, es de estilo gótico tardío, de una sola nave con tres tramos, cubierta de bóvedas góticas. La sacristía está formada por pequeños cuerpos adicionales.

Can Llorell. Hoy es Can Fradera. Conserva en la fachada ventanas góticas tardías (s. XVI) y el escudo de armas de la familia Llorell, de estilo renacentista. El subsuelo de la casa, igual que el de la plaza, contiene restos y mosaicos de época romana.

La plaça Gran. Es el corazón del Mataró viejo. La planta actual de la plaza corresponde a la ampliación realizada en el año 1773 de la pequeña plaza medieval. Muchas casas de la plaza todavía tienen imagen barroca, como Can Bosch o casa de la Font (s. XVII) con las armas de la ciudad esculpidas en la fachada. En las calles de los alrededores cabe mencionar:

Can Ricart (s. XVIII) n la esquina de las calles de Beata María y de Santa María, y

Can Puig i Cadafalch (s. XVIII) En el Carreró, núm. 39, con esgrafiado original en la fachada.

Plaza del Ayuntamiento. Entraremos por la calle d'en Palau para ver Can Palauet, antigua casona de la familia Palau, actualmente sede de los archivos Municipal de Mataró y Comarcal del Maresme y que también acoge una sala de exposiciones temporales. Aunque contiene un ventanal gótico del siglo XV, la fachada está totalmente renovada. En el interior, la ordenación de la planta principal ­con decoración del siglo XIX- y una parte de las bodegas son de época barroca.

Can Castany (s. XVIII) Calle de Barcelona, núm. 51, que conserva las características celosías barrocas en las ventanas de la fachada. El edificio de la Pescadería es neoclásico.

Calle de Barcelona. Casas y casonas conforman una calle plenamente barroca, aunque el paso del tiempo y la actividad comercial han transformado o sustituido muchos de sus elementos. De esta calle mencionaremos concretamente la casa Esquerra, núm. 46, (s. XVII), donde vivió y tenía el taller el arquitecto y escultor mataronés Antoni Riera i Móra (1641-1703), autor del retablo del Roser de Santa María;

La casa de la Joyería Cabré, núm. 40, la casa Colomer, núm. 26, y la casa Pineda, núm. 16, las tres del siglo XVIII.

Plaza de Santa Ana. De la plaza barroca formada en el siglo XVIII solamente queda la iglesia del Colegio Escolapio de Santa Ana. La portada (1789) fue obrada por el hermano escolapio Josep Guàrdia, probablemente según traza del escultor Carles Moretó. La iglesia de Santa Ana (s. XVIII) tiene planta de cruz latina, tres naves y cúpula sobre el crucero central. Las columnas de orden compuesto distribuyen el espacio interior. Está muy transformada.

La Riera. Calle principal del Mataró barroco, lo es todavía del Mataró actual. La Riera fue edificada de nueva planta durante los siglos XVII y XVIII. De las casas y casonas de la época quedan únicamente las casas de Can Fité, en la esquina de la calle d'en Pujol, y Can Palau, núm. 63, con la fachada reformada durante el siglo pasado, que conserva en la entrada, planta baja, una capillita de la Virgen (1683).

Calle de Sant Josep. En ella se encuentra el conjunto de Sant Josep, antiguo convento carmelitano, del cual cabe destacar la fachada, la iglesia y el claustro. Fue edificada a partir de 1588.

Calle d'en Moles. En la parte más alta podremos ver algunas de las cases de cós más antiguas que se conservan, de planta baja y piso, fachada con ventana y no con balcón, e interesante alero.

Calle Bonaire. Es quizás la más emblemática de las calles barrocas mataronesas. En ella podemos observar los edificios de Can Fins, núm. 25 de la calle, Can Gallifa, núm. 23, el conjunto del Casal, núm. 27 y finalmente Can Palau Soler, núm. 35.

Calle de Sant Francesc d'Assís. Encontraremos Can Tunyí Falguera (s. XVII), que se encuentra en la esquina con la calle de la Coma. Junto a Santa María, los edificios de la Rectoría Vieja, núm. 25 (s. XVII).

Calle Nueva. Es otra calle característica del Mataró barroco. Destacaremos Cal Bisbe Mas, núm. 27. (s. XVII), Can Cabré, núm. 17, Can Gelenques, núm. 18, y el edificio del Fomento, que conserva dos magníficas gárgolas de la edificación primitiva.

Calle de Argentona. En la esquina con la muralla del Tigre, Can Torner es una interesante casona barroca, con cupulita sobre la escalera e interesantes esgrafiados.

Convento de las Capuchinas. Conjunto arquitectónico inaugurado en el año 1741 con la llegada de las monjas Capuchinas. Es un edificio ejemplar del espíritu barroco de la Contrarreforma en Mataró: arquitectura sólida como un castillo y austera como un monasterio.

'El Hospital de Sant Jaume y Santa Magdalena. Fue construido en el siglo XVIII. A destacar el claustro de la época.

Casa Vilallonga. Construida en 1846, del maestro de obras mataronés Jeroni Boada, por interés de Gaietà de Vilallonga.

La Pescadería. Uno de los edificios característicos de la ciudad en la época. Fue construido en el año 1841, sobre la muralla, por el arquitecto Miquel Garriga i Roca, para ubicar en él las paradas de venta de pescado.

Can Ximenes. Construida por el maestro de obras Gregori Arch, en espacios que habían ocupado anteriormente la muralla y el portal de Barcelona. En la esquina de la calle de Barcelona con la bajada de Santa Ana. El edificio, demolido a causa de su estado ruinoso, fue reconstruido por el arquitecto Miquel Brullet i Monmany.

Can Rifà. En la Riera, núm. 37-39, construida en 1856 por interés de Joaquim Llovet.

Casa Consistorial. Caracterizado por la austeridad y armonía formal exterior, el edificio del Ayuntamiento es el resultado de numerosas ampliaciones y reformas de varios siglos de historia. La fachada neoclásica es obra del arquitecto Miquel Garriga i Roca.

Casa Torrellas. En la esquina de la Riera con el Carreró. Mantiene en las plantas piso el ritmo neoclásico.

Casa Oliveras. En la Riera, núm. 83, antigua casa Comas, construida en el año 1853 por el arquitecto Josep Oriol Mestres i Esplugues. Cabe mencionar las magníficas esculturas que hay sobre los portales.

Colegio de Valldemia. Edificio de inspiración neoclásica proyectado por Jeroni Boada.

Cementerio. El cementerio es el conjunto neoclásico más interesante de la ciudad. Construido en la finca que había ocupado el antiguo convento de los Capuchinos, contiene obra de tres arquitectos importantes. Miquel Garriga i Roca es autor del planeamiento general; la capilla (1851) es, en principio, del arquitecto Martí Sureda, y parece que el soportal fue construido por Antoni Rovira i Trias. El pórtico de entrada fue proyectado en época posterior, probablemente por el maestro de obras mataronés Ignasi Caballol.

Fábrica Martorell, Batlle i Cia. En La Habana, casa núm. 93 del Camino Real. La fachada, con fecha de 1851, mantiene todavía la manera neoclásica en las plantas piso, a pesar de que están en mal estado de conservación.

Fábrica de Can Colomer. En la calle del Prat

Fábrica Gordils i Dalmau. Al final de la calle de Sant Agustí, núm. 66, encontramos esta antigua fábrica, la primera de las fábricas a vapor de la ciudad (1838). A partir de 1839 se convirtió en Filatures Viñas, SA. En su recinto todavía puede verse la chimenea.

El Vapor Nou. Edificios de la industria Fills d'Antoni Fàbregas SA, en la calle de Lepanto núm. 2, casi tocando a la Rambla. Fueron construidos en el año 1856 por la Compañía Arenas y Rosal; conservan la chimenea característica de la primitiva fábrica a vapor.

Cases de cós en la calle de Montserrat. En la calle de Montserrat se conservan, sin transformaciones, algunas de las cases de cós de la época, núm. 32 a 40, y

Cases de cós en la calle de Sant Josep Oriol. En la calle de Sant Josep Oriol algunas de las primeras cases de cós con escalera, núm. 15-17-21, que ya tenían dos viviendas, una en planta baja y otra en planta piso, a diferencia de la casa de cós tradicional, de dos plantas pero tipo dúplex.

Chimenea de Ca l'Ymbern. En la calle de Biada, dentro del recinto de la antigua fábrica de Ca l'Ymbern, y conservada en medio de la nueva edificación. Es de planta cuadrada, a diferencia de la mayor parte de chimeneas de las fábricas a vapor mataronesas, que eran de sección circular.

Salón de Sesiones o Salón de Plenos del Ayuntamiento. En él encontraremos el magnífico artesonado decorado por Puig i Cadafalch, que incorpora escudos con las armas del Principado, de la ciudad, de las artes y de los oficios.

Casa Fonrodona. En la Riera, 33-35. Este inmueble, junto con el vecino, fue construido por Jeroni Boada, principal representante en Mataró del Historicismo, en el año 1863.

Residencia de Sant Josep. Situada en la calle de la Muralla de Sant Llorenç, la construcción se inició en el año 1906 según el proyecto de Eduard Ferrés i Puig.

La Beneficencia. En la calle Sant Josep, 9. Edificio proyectado por Puig i Cadafalch, actualmente sede del Patronato de Cultura del Ayuntamiento.

Ca l'Arenas. En la calle d'Argentona, 62 bis y 64. Edificio de dos cuerpos, de planta baja y piso. Fue construido a mediados del siglo XIX. Actualmente alberga la colección de arte del museo de Mataró, así como gran parte de la obra de los hermanos Arenas.

Casa Coll i Regàs. La obra más representativa del Modernismo en Mataró se encuentra en la calle de Argentona. El arquitecto mataronés Josep Puig i Cadafalch recibió el encargo en el año 1896 de Joaquim Coll i Regàs, empresario mataronés y amigo suyo. La casa fue construida en el año 1897. Actualmente es la sede de la Fundació Caixa Laietana.

La Prisión. Edificio situado en el centro de la ciudad, se encuentra en la esquina de la Riera con la calle de la Muralla de la Prisión. La construcción se encargó en 1851 al arquitecto Elies Rogent y se inauguró en 1863. De planta baja y piso, tiene un patio semicircular inscrito en el segundo cuerpo que afecta a toda la altura del edificio. Es un edificio urbano que presenta dos fachadas alineadas a la calle sin foso ni murallas.

Casa Parera. Reforma de la fachada, proyectada con aspecto gótico por Puig i Cadafalch en 1894. Es una casa de cós con planta baja y dos pisos con tejado de una vertiente. Destacan los elementos escultóricos realizados por Eusebi Arnau que integran la fachada: ménsulas de estilo neogótico, relieves mitológicos y escudos heráldicos en la cornisa.

Casas Marfà. En el Carrer Nou, 44-46-48. Casas construidas por Miquel Collet en el año 1888. Collet representa la evolución reformadora. Su obra es austera, pero al mismo tiempo toma los elementos más innovadores del Historicismo.

Capilla del Sacramento. (Basílica de Santa María) Obra modernista proyectada por Emili Cabanyes y terminada en el año 1892, es de estilo neobizantino y contiene pinturas de Enric Monserdà y de Rafael Estrany. Cabe citar también el magnífico mosaico del pavimento, construido por la Casa Guilani en el año 1903, en el centro del cual destaca un gran escudo de la ciudad.

El Rengle. El proyecto de construcción de un mercado cubierto en la plaza Mayor surgió de la mano de Emili Cabañes en 1891. Al año siguiente, el entonces arquitecto municipal de Mataró, Josep Puig i Cadafalch, reformó la cubierta del mismo, incorporando un tejado de forma semicilíndrica, con revestimientos cerámicos, ladrillo visto y detalles ornamentales de hierro forjado.

Tienda La Confianza. Situada en la calle de Sant Cristòfor, 10. El arquitecto Puig i Cadafalch recibió en el año 1894 el encargo de proyectarla del fabricante de pasta Francesc Palomer. Inaugurado en el año 1896, el establecimiento está situado en los bajos de una antigua casa de cós y presenta, tanto en el interior como en el exterior, decoración de estilo modernista. Restaurada por la empresa municipal PUMSA los años 2001-2002, actualmente abierta al público (se recomienda la visita a la web de la exposición de la restauración).

Casa Sisternes. En la calle Sant Simó encontramos una de las obras primerizas de Puig i Cadafalch, construida en el año 1893 por encargo de Ernest de Sisternes. Es una casa de cós con planta baja, un primer piso y un patio posterior. En cuanto a la ornamentación del exterior del edificio, es una combinación de ladrillo visto, baldosas y hierro forjado.

Ca l'Artigas. En la calle Barcelona, 19. Tienda de estilo modernista con elementos en el interior como las estanterías o el mostrador, y en el exterior vidrieras emplomadas con motivos florales y elementos decorativos de madera. Desconocemos su constructor, pero el cerrajero mataronés Antoni March, formado en los estudios Ballarín de Barcelona, realizó encargos para la citada tienda.

L'Aliança. El edificio principal de la clínica de L'Aliança, situada en la calle de Lepanto, 13. Es una obra novecentista de Eduard Ferrés i Puig, arquitecto de Vilassar.

Casa Borràs i Massó. Pequeña fábrica textil que los señores Borràs y Massó tenían en la calle de Sant Antoni, y que se extendía hasta la calle de Balmes. Fue objeto de algunas reformas a principios del siglo XX, pero ninguna resultó tan espectacular como la que en el año 1920 le dio un aspecto más propio del neoclásico que del novecentismo.

Fábrica Cabot i Barba. Fábrica de género de punto situada al final de la calle Churruca. El proyecto inicial de las dos naves de planta baja separadas por un patio está fechado en 1889 y es obra del ingeniero Eduard Culla. La industria se quedó pequeña y fueron necesarias ampliaciones. El arquitecto Puig i Cadafalch, emparentado con la familia Cabot, proyectó la construcción de los dos pisos de la nave de poniente, construidos entre 1897 y 1907.

Cooperativa Obrera Mataronesa. Situada en la calle Cooperativa. El joven Antonio Gaudí recibió el encargo de ejecutar en Mataró un proyecto de cooperativa textil obrera. En la fábrica construyó, alrededor de 1883, la nave de blanqueo soportada por arcos parabólicos construidos con piezas modeladas de madera. La nave fue mutilada por uno de sus lados. Del arquitecto de Reus también se conservan en el mismo lugar unos urinarios de planta octogonal decorados con baldosas.

Can Boada. Casa del arquitecto y maestro de obras Jeroni Boada, construida en el tercer cuarto del siglo XIX, actualmente en la vía Europa. La obra es de planta cuadrada con torrecillas de vigilancia de planta redonda en cada esquina, y está cubierta por un tejado con cúpulas, rematada la central por un mirador de inspiración medieval. Elementos arábicos y fantasiosos decoran las fachadas. Recientemente ha sido restaurada.

Llar Cabanelles. Situada en el paseo de Cabanelles, 2. Edificio historicista de Jeroni Boada, fechado en el año 1871. El hogar había sido destinado a dependencia hospitalaria para personas mayores. El recinto tiene una iglesia de estilo gótico, con soportales interiores y unos magníficos jardines escalonados que aprovechan la pendiente del terreno donde se encuentra ubicado.

El Matadero. Conjunto proyectado por Melcior de Palau i Simon en el año 1909 e inaugurado en 1915, año de su muerte. Situado en la calle Prat de la Riba, en el momento de la construcción formaba parte del área del Ensanche en proceso de construcción. Se trata de una obra arquitectónica abierta y bien equilibrada con elementos historicistas. Se compone de tres naves de planta baja unidas por unos cobertizos metálicos, corrales, portería y depósito de agua, ejemplo de arquitectura industrial modernista. Las construcciones se componen de obra vista con ladrillos de barro, que a menudo forman cenefas, combinados con baldosas esmaltadas. El matadero incorporó las novedades técnicas y sanitarias del momento. Funcionó como matadero hasta los años ochenta y actualmente se ha destinado a dependencias municipales.

Villa romana de Torre Llauder. Se encuentra enmarcada en una curiosa construcción moderna. La villa cuenta con coloridos mosaicos en buen estado de conservación, así como los cimientos de la mayoría de estancias. Es la segunda villa romana más grande de Cataluña.

Villa romana de las caputxinas. Pequeña villa situada en las afueras de la antigua Iluro.

Baños públicos de Iluro. Los cimientos de las antiguas termas pueden verse en la renovada plaza de Can Xammar. Algunos de los mosaicos que adornaban el antiguo edificio se encuentran en el Museo Arqueológico de Catalunya.

La Venus de Iluro. Valiosa estatua romana inspirada en un original griego. Sólo se ha conservado la cabeza y algunas partes del cuerpo. Se trata de la diosa Afrodita (la Venus romana). Puede verse en el Museo de Mataró.

El Port de Matarò

El paseo marítimo. El paseo comienza en la playa del Callao y finaliza en el puerto. A lo largo de todo el recorrido hay un amplio terreno donde hay restaurantes, terrazas y el club náutico de Mataró.

Puerto marítimo Situado al final del paseo marítimo, el puerto cuenta con una amplia oferta de restaurantes, terrazas y locales de ocio. És también un puerto deportivo y dispone de un gran número de amarres.

Platges de Matarò, turisme familiar

Al passeig Marítim hi trobaràs 2,5 quilòmetres de platges en perfecte estat, equipades i amb múltiples serveis que s’emmarquen en un ambient lúdic i familiar, com les instal·lacions per practicar l’esport o les àrees de joc per al gaudi dels infants. A més, el passeig Marítim, amb els bars, terrasses i restaurants convida a allargar el dia a la platja fins ben entrada la nit.

Port de Mataró, amb la seva vessant esportiva i la seva vessant pesquera, s’ha convertit en un important punt de referència de la costa de Catalunya, gràcies a la seva situació geogràfica privilegiada i a les seves instal·lació d’alt nivell.

Es tracta d’un port espaiós i de fàcil navegació amb 1.080 amarraments d’un calat de 5 a 9 metres i eslores de 7 a 30 metres. A la vegada, disposa d’un gran ventall de serveis i comerços del sector nàutic. l’oferta d’establiments de restauració és molt variada, amb restaurants i terrasses, en els quals es pot trobar una gastronomia típicament mediterrània. A més, el port té una oferta lúdica nocturna molt atractiva.

Mataró es una ciudad para vivir en ella. Todo invita a pasar un buen rato, tanto durante el día como durante la noche, especialmente en verano: la oferta gastronómica cuidada y diversa, de la cual destaca el plato más tradicional, la sepia con guisantes; el frente marítimo, con el puerto deportivo y pesquero, que tiene más de mil amarres; los restaurantes, las terrazas, las playas.

La ciudad también ofrece al visitante una amplia oferta comercial: los tradicionales mercados propios del mediterráneo y las tiendas, donde se pueden encontrar todo tipo de productos, marcas internacionales, objetos de regalo y productos de diseño.(ftes y fotos ver links de la ficha)

buscador google
Licencia de Creative Commons Licencia Gnu Sosua